La Práctica

La práctica del Aikido debe seguir un método acertado para que con un buen desarrollo consigamos resultados. Ahora bien, el método no se puede comprender sin un maestro que lo ponga en práctica y demuestre su efectividad. Además de la complejidad del Aikido, surgen para nosotros problemas añadidos como el idioma, ya que su lugar de origen es Japón.

Encontrar un buen maestro no es fácil, puesto que no se prodigan tantos como se necesitan; podemos acudir a un país vecino o ir a las fuentes, Tokio; pero habrá que tener en cuenta que adquirir ciertos conocimientos nos llevará algunos años.

Lo ideal sería encontrar al Maestro con un método inteligente, interés por los demás y vocación para enseñar el cual nos transmita sus conocimientos en un espacio de tiempo razonable, pudiendo así sentir que progresamos y vivir la agradable experiencia de la práctica del Aikido.

Nuestra Escuela se basa en el Método Nacional de Aikido transmitido por el Maestro Nobuyoshi Tamura en Europa el cual aporta al alumno la certeza de estar correctamente guiado en la práctica cotidiana por un sistema que este hombre a desarrollado sabiendo orientar su trabajo en la perpectiva de la espiritualidad del Aikido.

Respiración. relajación y concentración

La práctica del Mokuso o Mukso es ideal para el trabajo del mundo interior, la concentración, la relajación y la atención de las partes anatómicas y sus funciones. Nos permite un mejor conocimiento de nosotros mismos y sentir un mayor bienestar físico y psíquico.

Los músculos de la cara estarán relajados; los labios distendidos y entre abiertos. Los ojos deben mantenerse entornados, de manera que la mirada se sitúe en la frontera entre el mundo interior y el exterior para percibir lo que ocurre en nuestro entorno sin que nos perturbe.

 

 

Los Desplazamientos

Al comenzar nuestro camino en la práctica del Aikido aprendemos entre otras cosas a desplazarnos de una manera relajada, fluida, unificando todo el movimiento del cuerpo a través de nuestro centro firme.

Los Tai sabaki son desplazamientos del cuerpo y esquivas que nos ponen en una situación de ventaja con respecto al adversario.

Al igual que cuando somos niños debemos aprender a caminar, en Aikido es fundamental desplazarse correctamente y con precisión.

Los desplazamientos y esquivas nos ayudan a evitar toda confrontación directa con el adversario.

En la práctica el que logra obtener el dominio del movimiento y de las formas sabe permanecer en cualquier circunstancia en el centro de su esfera, que puede volver dinámica.

Las Caídas

Las distintas técnicas de Ukemis (caídas) nos permiten amortiguar el choque del cuerpo contra el Tatami, evitando la sensación dolorosa, las lesiones y pudiendo recuperar con prontitud la posición más ventajosa de autocontrol y equilibrio. Hay que tener presente que en el Aikido un gran número de técnicas son proyecciones y sería imposible estudiarlas sin el conocimiento correcto y la práctica de los Ukemis.

La práctica de rodar hacia delante (mae-ukemi) y hacia atrás ( ushiro-ukemi ) debe repetirse con regularidad. Lo acertado es hacerlo sin gestos bruscos ni tensión excesiva en la musculatura. La cabeza se mantiene con la mirada al frente, utilizando correctamente ambas manos como pequeños apoyos sucesivos.

El ejercicio bien realizado nos permite incorporarnos sin apoyos adicionales, utilizando el impuso inicial para recuperar con nuestro centro la posición oblicua, perfectamente equilibrados y operativos.

Los Ataques

Los ataques en Aikido deben realizarse con rigor y buscando la mayor efectividad. Esto quiere decir que, dependiendo del objetivo, hay que buscar la dirección más ventajosa para entrar rápido en acción y conseguir el control, ya sea por medio del agarre de sus muñecas, del Keikogi, ó a través de un golpe con la mano o el pie.

El carácter y la intencionalidad deben ser de la manera que los empleados en la ejecución de las técnicas: ni muy fuerte ni flojo, ni exageradamente violento ni pasivo; ha de ser sólido y al mismo tiempo fluido, ajustado a las circunstancias y al sentido del trabajo.

 

 

La Defensa

El Aikido es un sofisticado sistema que pretende ser útil en cualquier momento. Sirve como defensa contra uno o varios atacantes, con o sin armas, y en su más altos niveles es una disciplina eficaz para el control y desarrollo de las fuerzas físicas y espirituales del hombre.

La finalidad marcial del Aikido es disuadir al adversario y neutralizar su intención agresiva. La base de las técnicas de Aikido es salir de la línea de ataque y utilizar la fuerza del oponente para devolverla contra él mismo sin violencia. Esta fuerza es guiada hacia un vacío configurado por movimientos circulares que cuando llega a un punto máximo de eficacia, debido al desequilibrio, se efectúan proyecciones e inmovilizaciones. No se trata de una técnica de combate, sino sobre todo de un dominio de las intenciones agresivas y de sus respectivas manifestaciones.

Es, además, un arte depurado que goza de una impecable estética, sencillez, dinamismo y elegancia.

Es mucho lo que podemos decir del aspecto defensivo del Aikido , pero es mejor aún que descubras por ti mismo todo lo que este maravilloso Arte Marcial puede ofrecerte a través de su práctica.

La Evaluación y los Grados

La evaluación en Aikido existe dentro del marco del sistema de grados Kyu-dan y cada uno ha de encontrar su lugar con respecto al sistema de títulos de enseñanza. Estos se realizan de forma regresiva de un 6to kyu a un 1er kyu y luego los grados danes (cinturones negros) de un 1er dan hasta un 8vo dan Los grados se atribuyen en función de los siguientes puntos en conjunto: La técnica, personalidad y realización y lo que el practicante por contrapartida aporta al arte.

La razón de ser de los exámenes de Aikido es poder medir los progresos técnicos y el nivel mental adquirido en un arte en el que no existe la competición. Lo importante es poder manifestar por completo los resultados de la práctica diaria en el sentido de la unidad del ki, el cuerpo y la técnica. Desde el primer examen de kyu el maestro debe animar a sus alumnos a realizar una ejecución de las técnicas de forma precisa, sin miedos, sin vacilaciones buscando que cada gesto se realice con la participación total del cuerpo y el espíritu. Para el practicante, el enfrentarse con un examen de grado es enfrentarse consigo mismo, es muchas veces momento de nerviosismo ante la mirada de su examinador y de sus compañeros de práctica. Es también la oportunidad de vencer la situación, de fortalecer la personalidad y la autoconfianza. Es para muchos, la hora de la verdad, y por eso un momento importante que no debe pasarse por alto.

El examinador o los examinadores deben ser personas capaces de dar un juicio íntegro, realista y profesional sin dejar que la amistad y las relaciones personales estén involucradas en la toma de decisiones para la evaluación. En ningún caso debe entregarse grados sin la presentación respectiva de las técnicas requeridas ni aceptar regalías sin haber cumplido los requisitos básicos ya que en última instancia será el alumno quien juzgará su condición real. Es necesario que el practicante sienta de corazón el grado que lleva consigo, sin remordimiento ni excesivo orgullo que sin duda traerán complicaciones futuras. La negación de grados debe ser interpretado por el alumno como la petición de realizar un trabajo más profundo para el que esté capacitado, debiendo aprovechar la ocasión para mejorar los defectos y superarse sin resentimientos, para evitar estas situaciones, el maestro debe procurar hacer presentar exámenes solo a aquellas personas que estén en verdaderas condiciones para hacerlo y no-solo por la cantidad de horas de práctica ya que en definitiva el sentimiento de frustración e insatisfacción de un mal examen será un peso para el alumno difícil de sobrellevar.

Hoy en día en algunos países, los grados se atribuyen en el ámbito nacional. Es común que cada escuela, federación u organización distribuyan sus propios grados. Es importante que los grados Danes sean otorgados por una organización reconocida y dirigida por un Shihan en particular.


ENLACES | RECURSOS| CONTACTO | MAPA DEL SITIO | NOTICIAS